Niños de Puerto Moreno recogen basura de su pueblo y dan ejemplo para mejorar gestión de residuos

Los escolares de Puerto Moreno no fueron los que generaron acumulaciones de basura en su comunidad, pero hacen algo por cambiar el panorama.

- ¿Qué le piden a la comunidad, a los adultos?
- ¡Que limpien! Que recojan la basura...que no sean tan cochinos.

Así de claro hablan los estudiantes de la Escuela de Puerto Moreno de Nicoya, una de las comunidades que forma parte de la Red del Golfo. Ellos reciben lecciones de educación ambiental, con su profesor Carlos Viales, un enérgico líder que quiere hacer una diferencia en este punto del Golfo de Nicoya.

"Ya tienen ellos más conciencia en cuanto al uso efectivo de los basureros", nos comentó el maestro, conocido por todos en el pueblo y un luchador incansable. Les imparte enseñanzas sobre las 5 R's (cinco eres: rechazar, reducir, recuperar, reutilizar, reciclar); sobre la separación de los residuos; sobre el uso de basureros y más. Siembra una semilla.

"Si no reciclamos, el aire puede ser tóxico, malo", resume Anthony Rojas, de quinto grado y uno de los niños más motivados y entusiastas para hablar, para jugar y...para recoger residuos. Los estudiantes realizan jornadas de limpieza en su pueblo, dos veces al año. Liderados por su educador limpian la zona de la escuela, las calles y hasta el puerto, donde llegan y salen las embarcaciones de todos los pescadores.

Estos niños no son los responsables ni los culpables de la deficiente gestión de residuos por parte de vecinos; ni de los hábitos contaminantes de muchas personas; ni de los fallos de la Municipalidad de Nicoya, que no realiza el servicio de recolección en esta comunidad. Pero quieren hacer algo para mejorar el panorama.

Sin servicio de recolección, pero con una esperanza

Dos veces al año, los estudiantes de la Escuela de Puerto Moreno limpian su comunidad. (Foto de la Red del Golfo)

Dos veces al año, los estudiantes de la Escuela de Puerto Moreno limpian su comunidad. (Foto de la Red del Golfo)

El Equipo de Comunicación de la Red del Golfo conversó con Jorge Isaac Jiménez, Gestor Ambiental de la Municipalidad de Nicoya, quien aseguró que hay una expectativa positiva para el futuro. En este momento la cobertura de servicio de recolección no alcanza ni al 50% de los habitantes de Nicoya.

Jiménez mencionó que por presupuesto no pueden aumentarlo a todas las casas. Desde el 2011 hay un crecimiento paulatino, pero no es suficiente. Para el 2017 se generó una nueva propuesta: implementar gestores autorizados, como lo contempla la Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos.

Nicoya presentó la propuesta en noviembre al Ministerio de Salud, quien debe acompañar, al igual que la Alcaldía. Incluso Jiménez explicó que ya tienen personas interesadas en aportar el servicio.

Sin embargo se deben definir los detalles. Se proyectó para arrancar en el segundo trimestre del 2017. Durante los primeros tres meses, se debe ejecutar la logística y realizar el proceso de comunicación y capacitación con el pueblo. "Está más que concreto", afirmó el Gestor Ambiental, quien confía en este proyecto para eliminar los botaderos clandestinos a cielo abierto.

El funcionario dijo que quieren dar esta opción, para luego mejorar la aplicación de sanciones por contaminar sitios públicos, como se hace ahora. Puerto Moreno tiene un sitio, en la calle de entrada, que fue tomado como basurero.

Pero el pueblo debe comprometerse también. Comprometerse a realizar una separación adecuada de residuos; a esperar a que pase el gestor autorizado; a no oponerse al servicio; y muy importante a pagarlo.

El Gestor Ambiental pide que se valore el servicio, una vez que exista. No obstante se concentra en cambios hacia el futuro: transformar las costumbres que tienen los adultos hoy, para que los niños no cometan el mismo error.

¿Cómo lograrlo? La única forma: educación. Pero la Municipalidad no se quiere concentrar únicamente en la separación de residuos, sino enfocarlo como acciones para proteger los recursos hídricos.

La implementación de este plan ya está en el presupuesto del 2017. Solo falta por definir la cantidad de charlas y los lugares.

Se vislumbra como el punto de giro para Puerto Moreno y el resto de Quebrada Honda.

Los niños seguirán dando el ejemplo, limpiando su pueblo. Pero los otros vecinos del pueblo y la autoridad deben aportar y trabajar por un cambio.

En la calle de entrada a Puerto Moreno hay un botadero a cielo abierto, que representa un foco de contaminación y un riesgo para la salud. (Foto de la Red del Golfo)

En la calle de entrada a Puerto Moreno hay un botadero a cielo abierto, que representa un foco de contaminación y un riesgo para la salud. (Foto de la Red del Golfo)

 

RDG