Quebrada Honda detuvo el tiempo, pero también la gestión de residuos

Quebrada Honda de Nicoya es un pueblo lleno de color y folclor, pero no ha logrado avanzar en la gestión de sus residuos.

Quebrada Honda es un pueblo hermoso, uno de los más pintorescos de la Red del Golfo y de todo Guanacaste. Se respira calma en esta comunidad de Nicoya. Pero también - en cualquier día - se respira humo por desechos que están siendo quemados. Ya sean residuos orgánicos como zacate o la basura de la cocina o el baño, la costumbre está arraigada en esta cabecera de distrito.

Como lo explica Leonidas Villegas, de 85 años y con toda una vida en Quebrada Honda, cada casa tiene un hueco para quemar. Acá no pasa el camión recolector, igual que en otros puntos de la zona. Él y otros ciudadanos, así como funcionarios de la Municipalidad de Nicoya, ven difícil cambiar los hábitos de los más avanzados en edad. Los niños que atienden a la escuela Andrés Acevedo aprenden sobre separación de materiales y reciclaje, pero ¿y los adultos?

Don Leonidas pide proyectos sobre el tema del gobierno local, en unión con los vecinos. Pide cercanía. Y pide lo mínimo: comunicación para que se definan jornadas periódicas para una recolección regular, aunque sean dos o tres veces al año.

2017: año para iniciar la recolección

 Es normal ver quemas de desechos en Quebrada Honda, como esta en la entrada a la comunidad. (Imagen de la Red del Golfo)

Es normal ver quemas de desechos en Quebrada Honda, como esta en la entrada a la comunidad. (Imagen de la Red del Golfo)

A finales del 2016, el Gestor Ambiental de la Municipalidad de Nicoya, Jorge Isaac Jiménez, afirmó que la propuesta más viable para que Quebrada Honda tenga recolección de desechos es la figura del gestor autorizado.

El objetivo es "legalizar la actividad ilegal" que ya realizan ciertas personas, que cuentan con un vehículo particular (como una vagoneta) para pasar por los barrios y cobran por recoger la basura. El plan de capacitación debe estarse realizando en este primer trimestre, pero aún no llega a la comunidad. Y luego debe regularse a los gestores autorizados, para que cumplan, lleven los residuos correctamente a Santa Cruz y los habitantes paguen.

El municipio no pretende ampliar el recorrido de los camiones, sino eliminar los botaderos a cielo abierto, que son focos de contaminación. Según Jiménez quieren dar una opción a las personas, que tiran en lotes o a la orilla de la calle, antes de multar.

Las quemas siguen en Quebrada Honda, mientras las autoridades aún no presentan a todos los vecinos el nuevo sistema de recolección. La educación ambiental a los más jóvenes ayuda a generar un cambio, pero falta mucho por descongelar el tiempo en este pueblo y lograr un cambio real en la gestión de residuos.

"Instar a las comunidades que van a ser beneficiadas eventualmente (del servicio de recolección) a no resistir al servicio. Ir dejando atrás la práctica de quemar residuos y enterrarlos."

Jorge Jiménez - Gestor Ambiental Municipalidad de Nicoya

 

RDG