Pañales, latas y más asfixian a Puerto Pochote en desechos

Puerto Pochote batalla con una deficiente gestión de los residuos.

Puerto Pochote vive del Golfo de Nicoya y de la pesca. En el 2015 nuestra comunidad fue conocida en el país, pues pescadores recibieron un ataque por parte de piratas, que les robaron motores, artes de pesca y más. Pero además de la inseguridad, la contaminación por residuos es una amenaza de todos los días en esta comunidad de la Red del Golfo.

Aquí no pasa el camión de la basura. La mayoría quema sus desechos. Pero también muchos generaron botaderos a cielo abierto, donde se acumulan latas, botellas y hasta decenas de pañales. Es un peligroso punto que atenta contra la salud.

Rosendo García, presidente de la Asociación de Desarrollo Integral (ADI) de Puerto Pochote, pidió a la Municipalidad de Nicoya, que intervengan en la situación y trabajen con las fuerzas vivas para generar un cambio.

 Este lote se convirtió en botadero. (Imagen de la Red del Golfo / Lauren Carrillo y Tania Díaz)

Este lote se convirtió en botadero. (Imagen de la Red del Golfo / Lauren Carrillo y Tania Díaz)

El vicepresidente de la Asada, Jose García, mencionó que si bien hay ausencia de la autoridad, la comunidad debe realizar sus propias gestiones.

La Municipalidad de Nicoya no tiene presupuesto para ampliar el recorrido de los camiones recolectores y que incluyan a Sonzapote. En lugar de eso, aplicarán la figura del gestor autorizado.

En el 2016, el Gestor Ambiental de Nicoya, Jorge Jiménez, dijo a la Red del Golfo que con este plan se busca "legalizar la actividad ilegal" que ya realizan ciertas personas, que cuentan con un vehículo para pasar por los barrios y que cobran por recoger la basura.

El plan de capacitación debe realizarse en el primer trimestre del 2017, pero aún no llega a la comunidad. Debe regularse - junto con el Ministerio de Salud - a los gestores autorizados, para que cumplan y los vecinos les paguen.

"La comunidad debe despertar de ese sueño, de esa tranquilidad. Tratar de buscar la ayuda para que la salud mejores."

José García - Vicepresidente de la Asada

 

Con camión, pero sin pago: San Pablo atascado en basura

San Pablo en el cantón de Nandayure, vive con el riesgo, ante la mala gestión de residuos.

En San Pablo de Nandayure se combinan situaciones en una compleja y deficiente gestión de residuos:

  • durante muchos años el pueblo pidió a la Municipalidad que diera el servicio de recolección;
  • hoy el camión pasa 2 veces por semana, pero muchos vecinos no quieren pagar y el gobierno local tiene un déficit millonario;
  • en algunos caseríos no se da el servicio;
  • hay varios puntos terribles de contaminación, por personas que los convirtieron en botaderos a cielo abierto;
  • y no hay cultura ni estrategia de separación de residuos o reciclaje.

Según el Gestor Ambiental del municipio, Douglas Arauz, tras muchos años de solicitud, hizo el proyecto para llevar la recolección de desechos a San Pablo. Luego de la aprobación, hoy la comunidad genera un balance de ¢18 millones negativos cada año. A pesar de la faltante, Arauz admite que el culpable es la Administración por no cobrar.

"Las personas que supuestamente 'no se inscribieron en el servicio', ellos creen que todavía no tienen que pagar."

James Li - Exalcalde de Nandayure

"Hasta las cáscaras de camarón vienen a botar aquí"

A pesar de la recolección, hay graves problemas por la falta de educación ambiental y la acumulación de desechos en focos de contaminación. Personas arrojan sus desechos en la quebrada que atraviesa la comunidad, en la cual juegan niños, y en un lote en Zanjones, donde no se puede permanecer 10 minutos ante el nauseabundo olor.

 En el 2016, un acumulación de basura se mantuvo varios días en el punto de Morote, tras un conflicto por quién debía recogerla. (Imagen cortesía de Eugenia Pérez)

En el 2016, un acumulación de basura se mantuvo varios días en el punto de Morote, tras un conflicto por quién debía recogerla. (Imagen cortesía de Eugenia Pérez)

El Equipo de Comunicación de la Red del Golfo encontró restos de mariscos y hasta una lavadora en el terreno a la orilla de la calle. Es un peligro de salud latente y un pendiente para limpiar, tanto por el pueblo como por las autoridades.

El presidente de la Asociación de Desarrollo de San Pablo, Manuel Alexánder Urbina, pide capacitaciones para poder trabajar en una estrategia de reciclaje, junto con la Municipalidad. Pero el gobierno local no tiene recursos para generar ese plan y poder tratar ese material valorizable.

Por el momento, el mal olor y el riesgo se extienden en San Pablo, sin una solución concreta en el panorama.

 

Sonzapote: un pueblo de paso que sufre con los desechos

Sonzapote de Nicoya tiene un reto en la gestión de residuos. Acá no pasa el camión recolector y la costumbre es quemar los desechos.

Sonzapote es un pueblo que parece de paso. Se encuentra a la orilla de la carretera, poco después de pasar el puente sobre el río Tempisque. ¡Si acelerás mucho, te lo perdés! Pequeño y calmado, enfrenta un enorme reto al perderse en la gestión de los residuos que debe realizar el cantón de Nicoya.

Al igual que en todo el distrito, acá no pasa el camión recolector. La quema de los desechos es una práctica común, como también lo es lanzarlos a un lote baldío - en la calle que lleva a Puerto Moreno - convertido en botadero a cielo abierto. Es un peligroso foco de contaminación.

Carlos Carrillo, vecino de Sonzapote y educador, afirma que no hay organización en su comunidad o acciones de la Municipalidad para enfrentarse al problema con los desechos.

"Sería bueno que se tomara cuenta en las organizaciones, para que los desechos no queden en las calles, que sea un pueblo más sano."

Además vecinos de la zona denuncian que camiones que limpian tanques sépticos, arrojan esas aguas sucias a la orilla de la carretera, incluso zona de manglar.

En el 2015, la Fuerza Pública recibió una sola denuncia. Pero las autoridades piden a los ciudadanos que denuncien y ojalá tomen imágenes de lo que sucede. La Municipalidad de Nicoya dijo no tener quejas al respecto.

A espera de la Municipalidad y los gestores autorizados

Ante la situación, la Municipalidad de Nicoya no tiene presupuesto para ampliar el recorrido de los camiones recolectores y que incluyan a Sonzapote. En lugar de eso, aplicarán la figura del gestor autorizado.

La opción del GESTOR AUTORIZADO busca "legalizar la actividad ilegal" que ya realizan ciertas personas, que cuentan con un vehículo para pasar por los barrios y que cobran por recoger la basura. El plan de capacitación debe realizarse en el primer trimestre del 2017, pero aún no llega a la comunidad. Debe regularse - junto con el Ministerio de Salud - a los gestores autorizados, para que cumplan y se les pague.

El Gestor Ambiental de Nicoya, Jorge Jiménez, dijo a la Red del Golfo en octubre del 2016 que este es el plan más viable para lograr una solución. Pero seguimos a la espera de que se concrete.

 

En San Buenaventura los malos hábitos pueden más que el camión recolector

La deficiente gestión de los residuos en San Buenaventura afecta ríos, calles, mangalares, aceras, lotes y al mar del Golfo de Nicoya.

A diferencia de la mayoría de comunidades de la Red del Golfo, en San Buenaventura de Colorado sí pasa el camión de la basura. Pero eso no evita que los desechos lleguen donde no deben estar: la quebrada, un lote convertido en basurero a cielo abierto, el manglar y las aguas del Golfo de Nicoya. La gestión de los residuos no es integral ni completa.

El Concejo Distrital de Colorado (la municipalidad está en Las Juntas de Abangares, pero aquí hay gobierno local) realiza la recolección 3 veces a la semana, un día para residuos tradicionales; otro para material reciclable; y uno más para desechos orgánicos. Y aún así, muchos habitantes contaminan.

Según los datos oficiales la recolección y la separación aumentaron en los últimos tres años, pero se mantiene el problema. La Intendenta María Wilman Acosta aseguró que "la gente no quiere cooperar". Sin embargo admitió que no se cumple con el monitoreo y la limpieza de lotes contaminados, así como la sanción a sus dueños.

"Hay que hacer muchísimo. En la parte de educación ambiental, aunque hago esfuerzos siempre estoy flaqueando en esa área."

Emilia Mora - Gestora Ambiental Colorado

 En el pasado se han hecho jornadas de limpieza, con coordinación de la Asociación de Desarrollo y apoyo de otras instituciones. (Imagen cortesía de la ADI de San Buenaventura)

En el pasado se han hecho jornadas de limpieza, con coordinación de la Asociación de Desarrollo y apoyo de otras instituciones. (Imagen cortesía de la ADI de San Buenaventura)

Francisco Chévez, vecino de San Bueneventura, pidió a las autoridades que brinden capacitación y orientación para que la comunidad trabaje unida para cambiar el panorama.

La Gestora Ambiental de Colorado, Emilia Mora, aseguró que no se cuenta con un programa formal u organigrama para trabajar en capacitación en la comunidad. El esfuerzo que si existe es el Programa Bandera Azul.

Este es un galardón que premia el esfuerzo y el trabajo voluntario de organizaciones u otras entidades, por mantener ciertas acciones y medidas de conservación, protección del medio ambiente y mejores condiciones higiénicas y de salud.

Pero esto no es suficiente en San Buenaventura. Geográficamente está cerca del gobierno local. Pero actualmente que no hay relación para manejar un programa participativo que cambie la gestión de residuos en la comunidad.

 

Puerto San Pablo se ahoga en desechos propios y de todo el cantón

Puerto San Pablo, en el cantón de Nandayure, está contaminado por los desechos de sus vecinos, pero también por los de habitantes del resto del cantón.

"Me gustaría que se hiciera un buceo en esas partes de Puerto Thiel y Puerto San Pablo, para que midamos el impacto en los mares y el Golfo."

Douglas Arauz - Gestor Ambiental Municipalidad de Nandayure

La calle de entrada a Puerto San Pablo de Nandayure podría estar en una postal o fotografía para promocionar el turismo a Costa Rica. Desde ahí sabemos que esta comunidad de la Red del Golfo es hermosa, pero acá vivimos agobiados por la mala gestión de los residuos y los problemas de salud que eso conlleva.

En Puerto San Pablo no pasa el camión recolector de la basura, por lo que la mayoría de vecinos queman sus desechos o en el peor de los casos, la arrojan a lotes o puntos que van directo al Golfo de Nicoya. Este pueblo es costero, depende de la pesca y del mar, por lo que la contaminación marina acelera la muerte de un tesoro ya en riesgo.

 La calle de entrada y salida de Puerto San Pablo en Nandayure (Imagen de la Red del Golfo)

La calle de entrada y salida de Puerto San Pablo en Nandayure (Imagen de la Red del Golfo)

Según Roberto Ugalde, ganadero y agricultor, y muchos otros vecinos, las autoridades ingresan a Puerto San Pablo en la temporada del dengue, a realizar campañas de limpieza y manejo de desechos. Pero el resto del año, no hay relación o campaña alguna para cumplir la ley y darle una verdadera gestión integral a los residuos que se generan.

La comunidad sufre por los hábitos de su población. Pero además por cómo reciben desechos de otras partes del cantón de Nandayure. El río que atraviesa Puerto San Pablo acarrea basura, hasta grandes objetos como electrodomésticos, que van a parar a fincas en su camino o al Golfo de Nicoya. En el pasado algunos vecinos realizaron jornadas de limpieza. Pero faltan esfuerzos sostenidos.

Municipalidad prometió llevar el camión a Puerto San Pablo y Puerto Thiel

Es claro que Puerto San Pablo carece de mayores esfuerzos comunales, de fuerzas que estén realmente vivas. Las personas deben despertar, para poder generar cambios. Y para solicitar y exigir a la Municipalidad acciones, que al menos sean una recolección periódica en la comunidad.

En noviembre del 2016, el Gestor Ambiental de Nandayure, Douglas Arauz, afirmó a la Red del Golfo que el camión llegará a Puerto Thiel y Puerto San Pablo. El aumento en la recolección (un día más) se dará tras una orden del Ministerio de Salud que obliga al municipio a llegar a una comunidad llamada Cacao. Se aprovechará para llegar a dos pueblo más.

Sin embargo tras dos meses del año, aún no se ve cambio en el panorama.

"Vacas intoxicadas por comer plástico"

Roberto Ugalde - Ganadero y agricultor de Puerto San Pablo

La Red del Golfo seguirá pendiente del tema y presionará porque la Municipalidad cumpla y se de una transformación en la gestión de residuos.

 

Quebrada Honda detuvo el tiempo, pero también la gestión de residuos

Quebrada Honda de Nicoya es un pueblo lleno de color y folclor, pero no ha logrado avanzar en la gestión de sus residuos.

Quebrada Honda es un pueblo hermoso, uno de los más pintorescos de la Red del Golfo y de todo Guanacaste. Se respira calma en esta comunidad de Nicoya. Pero también - en cualquier día - se respira humo por desechos que están siendo quemados. Ya sean residuos orgánicos como zacate o la basura de la cocina o el baño, la costumbre está arraigada en esta cabecera de distrito.

Como lo explica Leonidas Villegas, de 85 años y con toda una vida en Quebrada Honda, cada casa tiene un hueco para quemar. Acá no pasa el camión recolector, igual que en otros puntos de la zona. Él y otros ciudadanos, así como funcionarios de la Municipalidad de Nicoya, ven difícil cambiar los hábitos de los más avanzados en edad. Los niños que atienden a la escuela Andrés Acevedo aprenden sobre separación de materiales y reciclaje, pero ¿y los adultos?

Don Leonidas pide proyectos sobre el tema del gobierno local, en unión con los vecinos. Pide cercanía. Y pide lo mínimo: comunicación para que se definan jornadas periódicas para una recolección regular, aunque sean dos o tres veces al año.

2017: año para iniciar la recolección

 Es normal ver quemas de desechos en Quebrada Honda, como esta en la entrada a la comunidad. (Imagen de la Red del Golfo)

Es normal ver quemas de desechos en Quebrada Honda, como esta en la entrada a la comunidad. (Imagen de la Red del Golfo)

A finales del 2016, el Gestor Ambiental de la Municipalidad de Nicoya, Jorge Isaac Jiménez, afirmó que la propuesta más viable para que Quebrada Honda tenga recolección de desechos es la figura del gestor autorizado.

El objetivo es "legalizar la actividad ilegal" que ya realizan ciertas personas, que cuentan con un vehículo particular (como una vagoneta) para pasar por los barrios y cobran por recoger la basura. El plan de capacitación debe estarse realizando en este primer trimestre, pero aún no llega a la comunidad. Y luego debe regularse a los gestores autorizados, para que cumplan, lleven los residuos correctamente a Santa Cruz y los habitantes paguen.

El municipio no pretende ampliar el recorrido de los camiones, sino eliminar los botaderos a cielo abierto, que son focos de contaminación. Según Jiménez quieren dar una opción a las personas, que tiran en lotes o a la orilla de la calle, antes de multar.

Las quemas siguen en Quebrada Honda, mientras las autoridades aún no presentan a todos los vecinos el nuevo sistema de recolección. La educación ambiental a los más jóvenes ayuda a generar un cambio, pero falta mucho por descongelar el tiempo en este pueblo y lograr un cambio real en la gestión de residuos.

"Instar a las comunidades que van a ser beneficiadas eventualmente (del servicio de recolección) a no resistir al servicio. Ir dejando atrás la práctica de quemar residuos y enterrarlos."

Jorge Jiménez - Gestor Ambiental Municipalidad de Nicoya

 

Puerto Níspero: de la fiesta del ferry al problema de la basura

Puerto Níspero sabe lo que es sufrir cambios fuertes. Hoy necesita una nueva transformación.

Entrar a Puerto Níspero es bajar las revoluciones, disminuir la velocidad. Esa misma aceleración que el pueblo y sus visitantes tuvieron durante más de 25 años, cuando subían abordo del ferry del río Tempisque. En el 2003 esa vía de transporte dejó de existir, con la apertura del puente de la Amistad. Todo se transformó en esta pequeña comunidad.

Ante el cambio, vino la desaceleración de la economía, la falta de empleo e ingresos y una pérdida de dinamismo. Pero también Níspero tiene una deficiencia en la gestión de los residuos. Acá no pasa el camión de la basura y líderes tienen que pedir a la Municipalidad de Cañas, para que envíe un servicio recolector una o dos veces al año.

Mientras tanto, cada día, se acumulan desechos a la orilla de la calle de trillo; en las veredas de zacate; y peor en las aguas del Golfo de Nicoya, del cual dependen los pescadores y toda la zona. Muchos inconscientes tiran su basura donde caiga o la queman. Es normal ver fuego y humo en la comunidad.

Según Rafael Umaña, presidente de la Asociación de Pescadores y líder de la Red del Golfo, se están uniendo la Asociación de Desarrollo local, Pinturas Sur (que tiene su planta aquí), y los Ministerios de Ambiente y de Trabajo, para trasladar material de reciclaje de forma separada a un centro de acopio.

Pero es una iniciativa reciente. La vicepresidenta de la Asociación, Tricia Cerdas, menciona el beneficio de la educación ambiental en la Escuela, pero no es suficiente.

Que no se olviden de este pueblo, porque aquí también hay que ver cómo se hace con la basura, porque no hay ni donde botarla ni nada.

Tricia Cerdas - Vicepresidenta ADI de Puerto Níspero

¿Qué propone la Muni?

 Puerto Níspero de Cañas es una comunidad pequeña, pero con pocos esfuerzos para la gestión de residuos.

Puerto Níspero de Cañas es una comunidad pequeña, pero con pocos esfuerzos para la gestión de residuos.

La Municipalidad de Cañas afirma que no tiene presupuesto para cubrir a Puerto Níspero en el servicio de recolección. La apuesta es que en el 2017, la comunidad se incluya en la recolección no tradicional, la de material de reciclaje.

La Gestora Ambiental del municipio, Katherine Obando, aseguró al Equipo de Comunicación de la Red del Golfo, que en el calendario de la campaña de reciclaje, se incluirán más de una jornada en Níspero. Estamos a la espera de si la promesa se verá cumplida. Para esto también se necesita que la comunidad se mueva y organicemos a nuestra gente.

La comunidad pide capacitaciones para que los vecinos cambien sus hábitos. Pero eso tampoco está definido aún. Mientras tanto, la basura cae, quema y flota hasta el Golfo de Nicoya. Una botella, un envoltorio de comida, una bolsa, poco a poco van contaminando y dañando a nuestras comunidades. La transformación debe iniciar ya.

 

Colorado de Abangares: el camión pasa pero la basura se acumula

Colorado de Abangares cuenta con sistema de recolección tres veces por semana, pero hay serios problemas en el manejo de los desechos.

Ya han hecho programas. Ya han llamado. Lo que pasa es que la gente no está consciente.

Lucila Peña - Vecina de Colorado

En Colorado de Abangares, a diferencia de otras comunidades de la Red del Golfo, el problema no es que no pase el camión de la basura. El servicio de recolección se da tres veces por semana: lunes para residuos tradicionales, miércoles para material de reciclaje y viernes para desechos orgánicos. Y sin embargo el dilema con la gestión de los residuos sigue.

La basura se acumula en lotes baldíos que invaden hasta las aceras; en pilas de hojas quemadas; y hasta en la quebrada Colorado, que por supuesto va a dar al Golfo de Nicoya, víctima de la contaminación. ¿Y por qué tantos focos de suciedad e insalubridad si el camión pasa?

  • EDUCACIÓN Y HÁBITOS: está claro que hay falta de educación en los ciudadanos, que reproducen hábitos nocivos como quemar desechos o simplemente tirarlos al río. "El viejo nos va a costar cambiarlo", reconoce la intendenta de Colorado María Wilman Acosta, quien se enfoca en educar a los niños y jóvenes.
  • FALTA DE CAPACITACIÓN: aunque el Concejo Municipal está en el centro de Colorado y se da el servicio, hay lejanía de la autoridad. No hay un programa de capacitación a la población, de ir casa por casa o barrio por barrio, para generar cambios en cómo los ciudadanos gestionan sus residuos. Solo hay charlas puntuales en centros educativos u otras instancias. La encargada del Departamento de Gestión Ambiental, Emilia Mora, asegura no tener presupuesto para acciones dirigidas a tener un programa formal.
  • FLOJA INSPECCIÓN: el Concejo Municipal admite que no se hace la inspección apropiada en lotes o espacios públicos contaminados y por ende tampoco la limpieza. Ciertos lotes están llenos de basura, generan malos olores, presencia de insectos y son un atentado contra la salud. El dueño del lote debería ser notificado y recibir un proceso de sanción, pero tampoco se hace.

Ya no hay ignorantes en esta vida. Lo que hay es falta de comunicación a toda la gente. La gente le da miedo, no llega.

Yanixa Fonseca - Vecina de Colorado

Vecinos inconscientes continúan contaminando. Otros más bien quieren hacer una gestión adecuada, pero piden acciones al gobierno local. Y el Consejo Municipal no tiene un plan concreto para resolverlo. Mientras tanto Colorado de Abangares sigue acumulando basura, que el Golfo de Nicoya no sabe cómo tratar.