Copal de Nicoya sufre mala gestión de residuos y falta de unión comunal

En Copal de Nicoya la costumbre es quemar los desechos.

"Todo el tiempo se ha quemado la basura. Y no queremos que venga la Muni tampoco."

Marta Beatriz García - Vecina de Copal

Así de enfática y clara habla esta vecina de Copal, comunidad del cantón de Nicoya. El fuego es el destino de la mayoría de desechos de este pueblo, donde no pasa el camión de la basura y los movimientos comunales no son sostenidos.

La razón que da es simple: no podríamos pagar el servicio a la Municipalidad. Copal es una de las comunidades más pobres en la Red del Golfo, donde la falta de ingresos y de fuentes de empleo afecta a todos los pueblos. Los hogares de la Región Chorotega tienen un 27,4% de incidencia de pobreza, más de 10 puntos porcentuales más que la Región Central (15,6%), según el Índice de Pobreza Multidimensional que se comenzó a medir en el actual Gobierno.

La mayoría de los habitantes de Copal queman o entierran la basura. La Municipalidad no da el servicio de recolección de residuos. Y las fuerzas vivas no realizan acciones para enfrentar al dilema. Así la gestión de residuos es casi inexistente, aunque en ocasiones el gobierno local realiza recolecciones de material de reciclaje.

En Copal de Nicoya no pasa el camión de la basura. (Foto de la Red del Golfo)

En Copal de Nicoya no pasa el camión de la basura. (Foto de la Red del Golfo)

Según Gerardo Medina, empresario y dueño de Finca La Bajura en Copal, esas acciones de reciclaje son llevadas acabo por la Municipalidad de Nicoya, sin coordinación ni comunicación, por lo que pasan desapercibidas y tienen un efecto mínimo. Por eso insta a educar sobre la recolección y ver la oportunidad de generar ingresos con la actividad.

A esta carencia de relación con el gobierno local hay que sumarle otro grave problema: la falta de voluntad y de unión por parte del pueblo. Hace unos años se realizó una jornada de limpieza con apoyo de instituciones. Vecinos limpiaron zonas como la quebrada y los caños. Pero voces dentro de la misma comunidad no apoyaron y hasta criticaron el esfuerzo.

"Es complicado acá", admite Melvin Molina, uno de los líderes en la comunidad. A pesar de la pobreza de muchos hogares, cree que puede trabajarse un plan y una solución. Pero pide a la asociación de desarrollo, a instituciones y a los centros educativos (escuela y colegio técnico) que se preocupen por el tema y se unan.

Gestores autorizados: el plan de la Municipalidad

Sin presupuesto para incluir más pueblos en la ruta de sus camiones recolectores, la Municipalidad de Nicoya le apuesta a los gestores autorizados. Estos son particulares que tienen el vehículo y las herramientas necesarias para entrar a una comunidad y dar el servicio, así como llevar los desechos a donde lo indique la autoridad, en este caso Santa Cruz.

Jorge Isaac Jiménez, Gestor Ambiental de Nicoya, dijo al Equipo de Comunicación de la Red del Golfo que se busca "legalizar la actividad ilegal" que ya realizan distintos camiones en el cantón. El municipio y el Ministerio de Salud se enfocarán en lograr que la comunidad comprenda el proceso; esté anuente a pagar y cumpla para lograr que el servicio se mantenga.

Ya tienen personas interesadas en aportar el servicio.  Sin embargo se deben definir los detalles. Durante los primeros tres meses de este nuevo 2017, se debe realizar la logística y el proceso de comunicación y capacitación con el pueblo.

Esta es la mejor opción para cambiar el panorama en Copal. Sin embargo para lograr una transformación exitosa se necesita el cambio más importante de todos: en la mentalidad y actitud de nosotros los vecinos, para que trabajemos con conciencia y unidos.

 

RDG