Cañas

Vigilancia y seguridad: un reto constante en el Golfo de Nicoya

La Red del Golfo nació para tener comunidades más seguras y empoderadas en la parte interna del Golfo de Nicoya.

Durante muchos años, el Golfo de Nicoya permaneció como un vacío en el mapa de la vigilancia de Costa Rica. Aunque las comunidades han avisado de los actos ilícitos que aquí se cometen, el trabajo en materia de seguridad no se ha dado a un nivel constante.

Para atender una denuncia o un caso en aguas de la parte interna del Golfo, el Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) debía movilizarse desde Puerto Caldera, invirtiendo ¢250.000 por hora en combustible de la embarcación, para llegar a Chira por ejemplo. Pero ahora esa y otras dos autoridades están más cerca con la Estación Interinstitucional en Puerto Níspero.

Si bien se inauguró en julio del 2016, durante alrededor de 5 meses solamente el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) tenía sus funcionarios en las instalaciones. La meta de trabajo coordinado entre tres entidades - Sinac, Guardacostas y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) - no se cumplía. Posteriormente Guardacostas se instaló.

El 2017 trae aires frescos para una Estación clave en un punto estratégico para la seguridad del Golfo y los pueblos. Aunque todavía Incopesca y su presidente Gustavo Meneses, no han anunciado cuándo trabajarán en las instalaciones.

Vigilancia del pueblo, reacción de las autoridades

Pescadores y vecinos de ambas comunidades se capacitaron y dialogaron con las autoridades, para ser más vigilantes y denunciar. (Imagen de la Red del Golfo)

Pescadores y vecinos de ambas comunidades se capacitaron y dialogaron con las autoridades, para ser más vigilantes y denunciar. (Imagen de la Red del Golfo)

Desde mediados del 2016, con el apoyo de MarViva, dos comunidades de la Red del Golfo, Puerto Moreno de Nicoya y Puerto Níspero de Cañas formaron su Comité de Vigilancia.

La seguridad es la razón de creación de la Red y es uno de los tres pilares fundamentales en el Plan de Acción. Por eso las labores han continuado en el tema. El 27 de febrero, nos reunimos con Guardacostas, Sinac e Incopesca, para definir un plan en conjunto de protección del Golfo.

Mientras tanto el Comité de Vigilancia Moreno-Níspero sigue activo, pero los vecinos aún no realizan todas las denuncias del caso. El Presidente de la Asociación de Pescadores de Níspero, Rafael Umaña, mencionó que si realizan las quejas ante la autoridad.

"Se nos iba a  hacer imposible, presentar denuncias por la distancia. Decidimos esperar y tener el acercamiento, la apertura de la Estación, para poder accionar con denuncias."

Rafael Umaña - Pescador y líder de Puerto Níspero

Mientras Incopesca no dé el paso para instalarse en la Estación, no se cumple el objetivo de lograr un trabajo coordinado entre tres instituciones. Todas tienen sus funciones tanto para la protección del medio ambiente de un tesoro como el Golfo de Nicoya, como para combatir actos ilícitos - desde pesca ilegal hasta venta de drogas - que se dan en la zona.

El Director de Guardacostas, Martín Arias, fue positivo con respecto a lograr el trabajo coordinado. Sin embargo todavía hace falta que las operaciones del día a día sean bajo una verdadera unión, entre 3 instituciones y el pueblo que debe ser el primer policía.

"Saber coordinar esfuerzos. Es una constante el elemento coordinación y operaciones conjuntas e intercambio de información. Se tienen frente a frente. Si no logran coordinar sería lamentable."

Martín Arias - Director del Servicio Nacional de Guardacostas

Puerto Níspero: de la fiesta del ferry al problema de la basura

Puerto Níspero sabe lo que es sufrir cambios fuertes. Hoy necesita una nueva transformación.

Entrar a Puerto Níspero es bajar las revoluciones, disminuir la velocidad. Esa misma aceleración que el pueblo y sus visitantes tuvieron durante más de 25 años, cuando subían abordo del ferry del río Tempisque. En el 2003 esa vía de transporte dejó de existir, con la apertura del puente de la Amistad. Todo se transformó en esta pequeña comunidad.

Ante el cambio, vino la desaceleración de la economía, la falta de empleo e ingresos y una pérdida de dinamismo. Pero también Níspero tiene una deficiencia en la gestión de los residuos. Acá no pasa el camión de la basura y líderes tienen que pedir a la Municipalidad de Cañas, para que envíe un servicio recolector una o dos veces al año.

Mientras tanto, cada día, se acumulan desechos a la orilla de la calle de trillo; en las veredas de zacate; y peor en las aguas del Golfo de Nicoya, del cual dependen los pescadores y toda la zona. Muchos inconscientes tiran su basura donde caiga o la queman. Es normal ver fuego y humo en la comunidad.

Según Rafael Umaña, presidente de la Asociación de Pescadores y líder de la Red del Golfo, se están uniendo la Asociación de Desarrollo local, Pinturas Sur (que tiene su planta aquí), y los Ministerios de Ambiente y de Trabajo, para trasladar material de reciclaje de forma separada a un centro de acopio.

Pero es una iniciativa reciente. La vicepresidenta de la Asociación, Tricia Cerdas, menciona el beneficio de la educación ambiental en la Escuela, pero no es suficiente.

Que no se olviden de este pueblo, porque aquí también hay que ver cómo se hace con la basura, porque no hay ni donde botarla ni nada.

Tricia Cerdas - Vicepresidenta ADI de Puerto Níspero

¿Qué propone la Muni?

Puerto Níspero de Cañas es una comunidad pequeña, pero con pocos esfuerzos para la gestión de residuos.

Puerto Níspero de Cañas es una comunidad pequeña, pero con pocos esfuerzos para la gestión de residuos.

La Municipalidad de Cañas afirma que no tiene presupuesto para cubrir a Puerto Níspero en el servicio de recolección. La apuesta es que en el 2017, la comunidad se incluya en la recolección no tradicional, la de material de reciclaje.

La Gestora Ambiental del municipio, Katherine Obando, aseguró al Equipo de Comunicación de la Red del Golfo, que en el calendario de la campaña de reciclaje, se incluirán más de una jornada en Níspero. Estamos a la espera de si la promesa se verá cumplida. Para esto también se necesita que la comunidad se mueva y organicemos a nuestra gente.

La comunidad pide capacitaciones para que los vecinos cambien sus hábitos. Pero eso tampoco está definido aún. Mientras tanto, la basura cae, quema y flota hasta el Golfo de Nicoya. Una botella, un envoltorio de comida, una bolsa, poco a poco van contaminando y dañando a nuestras comunidades. La transformación debe iniciar ya.